¿Cómo inicio una conversación si ya tengo el número de la chica que me gusta?

Actualizado: 10 de abril de 2016.

¿Cómo empiezo una conversación si ya tengo el número de la chica que me gusta?

Espera, espera. Esta… ¡esta hay que responderla yendo un pasito más atrás!

La pregunta que estás haciendo está bien, pero falta el contexto. Para saber en qué contexto nos encontramos, deberás responder a la pregunta “¿Ha sido ella quien me ha dado su teléfono y me ha dicho que está bien que hablemos por ahí?”

¡Ajá!

¿Eres repartidor de pizzas y te ha gustado tanto la chica a la que le has llevado la cuatro quesos que no puedes evitar (no me lo creo) ponerte en contacto con ella? ¿Eres mensaka y no te vas a poder quitar de la cabeza (no me lo creo) a la chavala a la que le has acercado el último paquete? ¿Eres taxista, te han contratado usando un servicio telemático, has llevado a una clienta a su casa y ahora te estás planteando invitarla a tomar un café? ¿Tienes su número porque te lo ha facilitado tu empresa? Bueno, pues entonces está claro: no te pongas en contacto con ella. Bajo ningún concepto.

Hoy publico este post porque una chica ha denunciado en tuiter exactamente esto: un empleado de una empresa de mensajería le ha metido ficha “de buenro” después de haber sacado su número de la base de datos:

Tú sabes que no eres peligroso. ELLA NO.

Por un momento, vamos a ponernos en el lugar del pizzero-mensajero-taxista.

Eres un desconocido que sabe dónde vive una chica y te has puesto en contacto con ella sin que ella te dé su permiso. 

Ya, ya sé. No eres un tío peligroso, nunca le has hecho daño ni a una mosca y lo único que estás haciendo es probar, porque “el ‘no’ ya lo tienes“, a ver si le apetece que os conozcáis. No vas de malas ni eres un asesino ni un violador ni nada por el estilo, simplemente te ha parecido que era mejor intentarlo que no intentarlo (me estoy poniendo en el best case scenario, sí).

stalkear

Bueno, pues resulta que (agárrate al sillón) tu intencionalidad en todo esto es irrelevante desde el punto de vista de quien se encuentra con que, repetimos, un desconocido que sabe dónde vive está poniéndose en contacto con ella. Ella no tiene absolutamente ninguna certeza de que tú, efectivamente, seas un buen chaval que solo quiere ir a tomar algo. Ninguna. Solo sabe que sabes dónde vive.

Por supuesto, no eres el primero que ha hecho esto. Algunos de los más listos de los cojones que han traspasado la línea que separa lo chungo de lo horriblemente chungo han acabado en los tribunales. Te sorprenderá (o no) saber que alguno de ellos no se bajaba del burro y defendía que lo que había hecho no era para tanto… incluso durante el mismo juicio.

Vale, ya está bien, olvídate de ponerte en el lugar del otro tío. Por unos minutos, ponte en el lugar de ella.

Un desconocido te conoce y sabe dónde vives.

¿Te das cuenta?

Nadie se merece pasar miedo y mucho menos porque nosotros pensemos que estamos en nuestro derecho de hacer algo que valoramos como perfectamente normal.

Es posible que pensemos que estamos siendo absolutamente encantadores cuando en realidad estamos aterrorizando a alguien. Para estar perfectamente seguros de que no vamos a causar ningún contratiempo o malestar a otra persona, lo mejor no es hacer las cosas de un modo o de otro modo, sino dejar de hacerlas totalmente. Tratar de ligar con alguien que no nos ha dado su número de teléfono de primera mano y que no nos ha dado pie a conversar con ella es, definitivamente, uno de esos escenarios en los que es mejor no hacer nada. No llames. No te pongas en contacto con ella. No violes su intimidad. Sigue tu vida. Ponte el último disco de Lendakaris Muertos, que tiene temazos.

¿Y la solidaridad obrera, qué?

Puede ser que el tipo que le ha hecho esto a la chica que lo ha denunciado hoy en Twitter se vaya a la calle. Poniéndonos en la piel de la empresa (sí, venga, no te hagas el remolón, va a ser solo un parrafito, hombre), este tipo de movida es lo que se conoce como crisis de reputación (¡Lo ha denunciado en Twitter! ¡Twitter es tope importante! ¡No queremos que nuestros clientes piensen que somos chunguis!) y lo más probable es que tenga un protocolo que incluya el despido del currela que (se) la ha montado gorda.

Hay por ahí quien le está llamando la atención a la chica por poner en peligro el trabajo del tipo, recordando casos anteriores (como una vez que un famoso se quejó de que una camarera no le trató adecuadamente) en los que una denuncia pública en redes sociales ha acabado en despido. Mientras que sí hay ocasiones en las que podemos poner en aprietos a un trabajador que no se lo merece (imagina que el mensajero te trae el paquete en mal estado, te quejas y lo echan a él, cuando la responsabilidad no es suya), en este caso parece claro que se va a caer con todo el equipo por haber violado la privacidad de sus datos. Lo que toca ahora es que él apechugue (con un poco de suerte, le dolerá más saber que lo que ha hecho es horrible que el despido) y nosotros apoyemos a la chavala… y aprendamos que no debemos utilizar el contacto de nadie sin su permiso, estemos quebrantando la ley o no. Sí, todo este post también vale si le has stalkeado el Facebook y has encontrado su número.

Si te ha gustado, puedes seguir la cuenta de Twitter de Antiseductor, puedes darle a “me gusta” en la página de Facebook de Antiseductor o dejar preguntas en el Ask de Antiseductor.

8 thoughts on “¿Cómo inicio una conversación si ya tengo el número de la chica que me gusta?

  1. No tienes razón en lo del caralibro. Quien hace públicamente visible su móvil en facebook, incluso para no amigos, que apechugue. Es información pública. Los delitos de revelación de secretos requieren (y te puedes informar al respecto) que la información no sea visible, y por eso se llama “revelación” y “de secretos”.

    revelar 
    Del lat. revelāre.
    1. tr. Descubrir o manifestar lo ignorado o secreto.

    secreto1
    Del lat. secrētum.
    1. m. Cosa que cuidadosamente se tiene reservada y oculta.

    No aplica a información visible públicamente en Facebook.

    1. Hola Rubén,

      Por favor, relee el párrafo donde hablo de Facebook. Digo claramente que no importa si se quebranta o no la ley, que no uses un teléfono sin permiso para intentar ligar y punto.

      Gracias por comentar.

      1. El artículo gira en un 90% sobre la legalidad o no de dicha acción (que no el sentido común o no de algo así, que eso ya lo sabemos todos), que no incluye, en modo alguno, como ya dije, información pública. Pero dado que cierras tu comentario con un “y punto”, pues nada chaval, todos los puntos para ti hamigo 🙂

  2. Que argumento más peregrino el del teléfono coml información pública. Es decir, que si eres mujer freelance que tiene sus datos en público por cuestiones profesionales, cualquier tío que le de la gana puede utilizar esos datos para interés personal. En fin…

  3. Sin mayor deseo que exponer mi punto de vista y dejando claro que yo no me comportaría de esa forma (de ser yo el repartidor de pizzas), creo que este tipo de reglas y conminaciones a la hora de relacionarse no llevan al mundo por un buen camino. Quiero decir, entiendo el consejo (no uses los datos de otra persona para ligar), pero, más en general, no se si terminaremos cayendo en una paronia como la estadounidense a la hora de comunicarse con niños (ya se sabe, los profes apenas pueden tocarlos), al hecho de que nos estemos volviendo sociedades cada día con más miedos, enclaustradas y online las 24 horas, ya sea por el terrorismo, el machismo, la pederastia, la violencia y mil lacras más.
    Que los problemas existan no quiere decir que se arreglen mediante la desconfianza y frenando formas de comportarse todo lo “feas” que queramos, pero que a menudo forman parte de una libertad más amplia y deseable: pienso que el miedo, la separación, la distancia, es lo que desea estatuir el poder. No siempre es un tema fácil. Espero haber dejado más o menos clara mi postura.

    Saludos

  4. “¿Cómo inicio una conversación si ya tengo el número de la chica que me gusta?”

    Resumen de la parrafada: No se puede. Olvídate. A ligar a las discotecas.

    ¿Dónde quedó el romanticismo? ¿La magia?

    En las películas de Hollywood supongo.

    Este mundo es una mierda.

  5. Ajá, Rubén, porque si yo publico mi dirección en Facebook, eso ya autoriza a que venga a un tío desconocido a buscarme a mi casa, ¿no? No, yo puedo publicar mis datos si me da la gana, y eso no es una llamada a que invadan mi espacio.

Deja un comentario