La importancia del lenguaje en la seducción científica: construir realidades

PREGUNTA¿Es correcto utilizar la palabra “conocer” para lo que hacen estos “seductores”? Es una palabra sin connotaciones negativas. Conocer gente está bien. Creo que precisamente lo que hay que hacer antes de mostrar interés romántico hacia una persona es conocerla. De ahí que el término me genere confusión.

ANTISEDUCTOR RESPONDE: Me gusta esta pregunta. Creo que si consultásemos a Pérez-Reverte nos vendría con el diccionario de la Real Academia a decirnos que, efectivamente, “conocer” es “Tener trato y comunicación con alguien” y que, técnicamente, lo que hacen los “seductores” podemos definirlo exactamente así.

Sin embargo, y como tú muy bien dices, “conocer” no tiene connotaciones negativas, mientras que, en realidad, lo que hacen los “seductores” está más cerca de (y en muchos casos no es que esté más cerca de, es que es) acosar, molestar, manipular y/o asaltar que de “conocer”. Dicho de otro modo, ante la descripción de una chica que haya tenido una interacción con un “seductor”, es posible que se nos venga a la mente antes un término como “acosar” para entender lo que ocurrió y no el simple, llano y correcto “conocer”. El uso del lenguaje no es irrelevante y es obvio que ellos, nuestra némesis en esta película, lo utilizan en su favor.

La importancia del lenguaje fuera de la seducción científica

Por otro lado, es común observar cómo la retórica de El Ligar(tm), también fuera de estos círculos de seductores-acosadores, en el día a día, entre tipos comunes, está plagada habitualmente de términos que se refieren a la competición, el deporte, la economía capitalista o incluso la guerra (“voy a atacar a ese grupo”, “vamos de caza”…).

Te cuento una anécdota que me ha pasado recientemente. Dentro de un grupo de amigos, hombres heteros de esos que intentan ligar (con mayor o menor fortuna) por las noches en bares y discotecas, se ha producido un curioso cambio. Tanto en mi presencia como cuando yo no estoy, ya no dicen que le van a “entrar” o van a “hablar” con una chica que han visto en la barra o en la pista de baile. Ahora, mofándose un poco, no nos vamos a engañar, se dicen entre ellos que van a “molestar”. ¿Te das cuenta? A base de repetición, se ha incorporado el concepto de la molestia en un ámbito en el que ellos, si lo consideraban, al menos no lo verbalizaban. Cabe recordar en este punto que esto no es la prueba de los 100 metros lisos sino una carrera de fondo, pero me parece un hecho a tener en cuenta. Si no te convence, piensa en cómo el gobierno actual habla de “flexibilizar el mercado laboral” cuando lo que ha ocurrido es que ahora es más sencillo que te echen del curro.
aplauso gif

Volviendo a los seductores científicos, debemos tener en cuenta también que esta gente se nutre para continuar su negocio de las búsquedas que se realizan en internet. Cuando un tipo normal y corriente que no liga se pregunta en Google si alguien puede ayudarle, no busca “cómo acosar mujeres” sino “cómo conocer mujeres”. Los “seductores” que se dedican a ganar pasta de esto lo saben y actúan en consecuencia: sus artículos se llaman “cómo conocer mujeres en el bar” y cosas similares (y, si te fijas, los de Antiseductor también porque tal vez algún día se logre posicionar uno de aquí en la primera página de los motores de búsqueda). Al final, están (re)creando una realidad y de ese modo parece que lo que hacen ellos es, como tú dices, simplemente “conocer”, algo sin connotaciones negativas, cuando no es cierto.

Si todavía quieres más, puedes seguir la cuenta de Twitter de Antiseductor, puedes darle a “me gusta” en la página de Facebook de Antiseductor o dejar preguntas en el Ask de Antiseductor.

Deja un comentario