Firma invitada: “la gente que siente de forma distinta a ti existe y va a seguir existiendo”. #AsexualAwarenessWeek, Semana de la Concienciación sobre la Asexualidad

bandera asexual grande

No hace mucho que uso la palabra “asexual” para definirme. Antes de eso, me machacaba constantemente porque no encajo en lo que se me había hecho creer que era LA forma “normal” de sentir y expresarse. Esto, lo mires como lo mires, es violencia y ha afectado a mi salud mental. Lo digo por los que dicen que las etiquetas son inútiles. No lo son. Ayudan a la gente a no sentirse sola, enferma, extraña, rota, condenada a una vida infeliz.

A mí me llevó un tiempo sentirme bien con la palabra “asexual”. He tenido relaciones sexuales con varias personas y he disfrutado del sexo, aunque llevo unos dos años sin tener relaciones sexuales con nadie ¡y no lo echo nada de menos! (y no, eso no significa que las personas con las que he practicado el sexo no supieran hacerlo “bien”… que ya me han venido con estas en varias ocasiones, y no). Me enamoro de gente constantemente (y con mucha intensidad, pero quizá lo que enamorarse significa para mí no es lo mismo que para otra gente). Nada de esto significa que no sea asexual. La asexualidad se define como la falta de atracción sexual (el arromanticismo es la falta de atracción romántica). Pero esto son definiciones rígidas y, evidentemente, cada persona siente de forma distinta. Yo, en particular, sí he sentido atracción sexual hacia algunas personas, pero muy tenue y fugaz (y no sé si volverá a pasar nunca). Sí sé reconocer cuando alguien es atractivx de forma convencional.

Además, para mí (y para mucha otra gente) la línea divisoria entre amistad y amor romántico no está muy clara (bueno, es que de hecho es una construcción cultural, pero esto para otro día). Siento afecto por mucha gente y de maneras distintas. Me gusta mucha gente, y cuando conozco a alguien nuevo y esa persona me gusta mucho, normalmente lo que me apetece hacer es charlar durante horas sobre la vida, música, libros, películas y chorradas varias. Quiero que esa persona forme parte de mi vida, quiero contribuir a su felicidad, no quiero ningún tipo de atadura que se parezca en lo más mínimo a la propiedad, quiero ser libre y dar libertad a esas personas para hacer lo que sientan que quieren hacer. Para saber qué quiere una persona de su relación contigo, lo mejor es siempre hablarlo y preguntar. Siempre. No quiero ser el centro del universo de nadie y no quiero que nadie sea el centro de mi universo, ni siquiera yo. Las jerarquías y los centros no tienen cabida en la forma en la que siento. Tengo varias relaciones así que han durado mucho tiempo y son más significativas y me llenan más que otros tipos de relaciones que también he probado. Para mí, la conexión emocional es mucho más significativa que la conexión sexual, aunque sí siento lo que se llama “atracción sensual” (con algunas personas me apetece abrazarme y besarme, pero no sucede muy a menudo). Ah, y me niego a usar eufemismos para el sexo como “acostarse”… a veces me apetece dormir en la misma cama y hacer la cucharita con alguien (o con varias personas) de forma completamente no sexual. Para mí, es bastante cansado lidiar con el hecho de que la gente que sí es muy sexual vea sexo en todas partes, aunque entiendo que es una parte bastante grande de la vida de muchas personas.

En resumen: la gente que siente de forma distinta a ti existe y va a seguir existiendo. Acéptalo ya, tu vida será más fácil y la de esas personas también. De hecho, es bastante probable que tú tampoco encajes en los moldes en los que la heteronormatividad quiere forzarte a encajar. Está bien, no es el fin del mundo (de hecho, con suerte, estamos empezando algo que nos llevará a sentirnos a todxs un poco más cómodos y libres).

En este mismo instante (de 19 al 26 de octubre), se celebra la Semana de la Concienciación sobre la Asexualidad (Asexual Awareness Week). En contra del discurso hegemónico que nos empuja a pensar que el deseo sexual es universal, surge esta iniciativa, dentro de un movimiento mucho mayor, para dar a conocer otra realidad. Las personas que integran la comunidad asexual, así como las personas que no se adscriben a ella pero que tampoco viven la sexualidad como parece que está preescrito, existen y hoy una de ellas ha decidido contárnoslo en el blog. Gracias.

6 thoughts on “Firma invitada: “la gente que siente de forma distinta a ti existe y va a seguir existiendo”. #AsexualAwarenessWeek, Semana de la Concienciación sobre la Asexualidad

  1. Me ha gustado mucho este post, porque describe bastante bien lo que pasarán estas personas para que todo el mundo pueda entenderlas. Este tipo de charlas y opiniones ayudan a que la gente abra un poquito más su mente con los demás.
    Yo en mi caso, no entiendo el sexo como lo más importante de la relación, para mí lo amoroso me atrae muchísimo más. Es lo que más busco, es lo que me llena realmente en una pareja. No es que sea asexual, no me lo considero, pero se me hace afín el pensamiento. Tengo actualmente pareja y tengo relaciones sexuales, me lo paso bien y lo disfruto, así que todos contentos 😀 nunca está de más leer un post así y comprender un poquito más el mundo y pensar más en ti mismo.

  2. Otro ejemplo de lo importante que es la visibilización. Yo, por mi parte, soy arromántica/grisrromántica (no experimento enamoramientos, no con la frecuencia y de la forma que se consideran ~normales~), aunque en mi caso sí deseo mostrar afecto de una forma romántica; pero muy poca gente de mi entorno lo sabe porque lo asociarían con un trauma o vete tú a saber qué. Gracias por compartir tus experiencias!

  3. Me ha sorprendido cómo muchos pensamientos y sentimientos se parecen mucho a los míos. Algunos amigos y conocidos han desechado mi opinión al hablar de relaciones y/o sexo diciendo que soy algo asexual, aunque yo no llego a reconocer ésto por completo, ya que aunque pocas veces y no con demasiada intensidad tengo deseos sexuales, y disfruto del sexo. Sin embargo, al no considerar el sexo una necesidad no es un objetivo en mi vida y no le presto la menor atención.
    El vinculo emocional sobre el sexual y la abolición de jerarquías en las relaciones es lo que más me ha llegado, ya que es algo que siempre he tenido presente y que en los últimos años, después de mucha charla interna, me ha llevado a pensar que soy una persona poliamorosa y bisexual (aunque hasta el momento sólo he mantenido relaciones con mujeres, no niego que podría enamorarme de un hombre).
    Me alegra haber conocido esta página, hay muchos temas de los que no hablo con nadie y poder leer cómo se sienten otras personas ciertamente da que pensar.
    Un saludo.

  4. Mi caso es quizás incluso más extremo, ya que con 32 años nunca tuve relaciones sexuales en sentido estricto (penetración). Alguna vez, muy pocas porque me resulta complicado que se dé “esa magia”, he practicado coitos, besos y otro tipo de acercamientos pero sólo en condiciones de intimidad muy estrecha) y durante años, desde los 14 o así, lo he pasado realmente mal con depresiones constantes por no sentir esa conexión ni romántica ni sexual con nadie y pensar que tenía problemas aún mayores.

    Cuando esto se hizo insoportable, casi con 30 años, acudí a un psicólogo que determinó que era una persona completamente normal, porque todo lo demás en mi vida ha funcionado perfectamente.

    Puedo afirmar que una personal a la que se le podría considerar standard en términos sociales y culturales. El problema es que nunca he tenido pareja, como heterosexual que me considero, porque sí es cierto que en este sentido lo que me interesan son las mujeres.

    Como soy convencionalmente guapo/atractivo, acorde a los cánones, cuido mi aspecto bastante, a las chicas le choca muchísimo que nunca salga con otras personas, y suelo notar cierta incomodidad o algo que no sé muy bien cómo explicarlo. Digamos que son como sospechas, que todo el mundo cree que es un tabú para mí, y por eso no hablan conmigo pero noto que cuchichean o bromean con mi orientación sexual y cosas por el estilo que ya dejaron de importarme hace mucho.

    Pero claro, a mí no me apetece tampoco estar dando explicaciones, porque además no descarto llegar a tener con la persona adecuada una relación algún día, lo cual impresionaría más a algunas personas llegado el día. Entre en mis planes, aunque disfruto mucho estar solo, también entra estar con alguien, ver crecer la intimidad, la amistad o como se prefiera llamar, con otra persona.

    Entiendo que mucha gente tenga dudas al respecto, porque es algo confuso dado el clima en el que nos movemos en el que lo lógico parece que es tener una relación cada semana o llevar mucho con tu pareja y cosas así.

    Para mí todo eso está bien, faltaría más, es sólo que quizás no le doy tanta importancia como a otras cosas cuando conozco a alguien, mi cabeza va más hacia otro lado.

    Y claro, por mi aspecto, como me ha pasado en algunas citas que he tenido (por lo general siempre porque ellas me la han pedido, y yo no le niego una conversación a nadie), pues siempre se esperan que tenga iniciativa, que sea un ligón, etc., no alguien que no ataca por el lado de la seducción inmediatamente, y se decepcionan mucho cuando ven que no soy así, que no busco eso, o al menos no de entrada.

    Eso durante un tiempo me frustraba mucho, porque sentía que limitaba mi posibilidad de otro tipo de relación, para la que nos han orientado y programado para ser aceptado e integrados.

    Pero bueno, el tiempo pasa, uno entiende mejor ciertas cosas, prioriza otras, la gente a tu alrededor también madura y resta importancia a estas cuestiones (algunas…) y comienzas a valorarte de otro modo, ya que durante años mis niveles de confianza y autoestima estaban por los suelos, cuando pensaba que tenía problemas por los que era incapaz de enamorarme o tener relaciones íntimas.

    Lamento el wall of text, pero me alegro que haya más voces si no iguales (es imposible, cada persona vivirá esta experiencia condicionadas por miles de factores) sí parejas en cuanto a las dificultades que en ocasiones se afrontan por este tipo de temas.

Deja un comentario