Creo que corro peligro de pasar al bando de los pesados. ¿Qué hago? | Consultorio Antiseductor (II)

PREGUNTA: Soy un chico que nunca le ha hablado a desconocidas en garitos. Que es más de conocerlas por amigos o amigas e ir poco a poco desde el buen rollo. Sin embargo, siempre acabo jodido por ser demasiado bueno. Vamos, que se han choteado mucho. Corro peligro de pasar al bando chungo del PESAO. ¿Qué hago?

ANTISEDUCTOR RESPONDE: Vamos a ir por partes, que hay tela que cortar.

Primero, un mensaje de tranquilidad. Qué va, tío. Si ya has llegado a la conclusión de que no eres un pesado pero identificas La Pesadez(tm), me la jugaría a que no vas a pasarte al bando chungo. Serás pesado a veces, puntualmente, como es normal, pero me parece que en lo turbio no vas a caer. ¿Por qué creo esto? Es muy importante y útil que te preocupe no pasarte a ese bando, porque lo entiendes como un problema. Muchas veces, el pesado no se sabe pesado, pero tú tienes la mosca detrás de la oreja y eso te ayudará a calibrar situaciones con ojo crítico y evitar ser El Brasazas. Tú, sin embargo, sabes que ahí hay algo terrible. Bien.

saber vivir pum pum

Lo que pasa es que no sé muy bien qué significa eso de ser “demasiado bueno” que comentas. Creo que no se puede ser “demasiado” bueno, se puede ser bueno pero ya está, si te pasas de bueno te conviertes en otra cosa, dejas de ser bueno. Por otro lado, si verdaderamente fuiste una buena persona y efectivamente se chotearon de ti, me alegro de que hayas mandado a la mierda a quien fuese que te hizo eso.

Cómo conocer gente: las amistades de tus amistades

Conocer a gente a través de gente que ya conocemos es un buen método. Hay una pregunta recurrente que parece que no encuentra respuesta entre muchos hombres heterosexuales: “cómo conocer mujeres”, como si fuese algo improbable, imposible o para lo que se necesitase una preparación prefia estilo FP o Máster por la privada, cuando debería ser lo más orgánico del universo. En realidad, estamos conociendo gente (sí, también chicas) todo el rato, lo que pasa es que años de exposición a la mitología del Amor Verdadero(tm) afianzadas por toda clase de elementos que lo apuntalan desde todas las direcciones (desde Hollywood hasta el cura de tu pueblo que dice que no hay que divorciarse, pasando por el capitalismo del “cuanto más, mejor” que nos empuja a la promiscuidad sin ética) han convertido las relaciones hombre-mujer en una especie de gymkana estupidísima. ¡Hay que aspirar a algo mejor!

Plantéate, en caso de que tengas confianza con alguien, contarle que estás buscando algo. Tal vez sepa de alguien con quien puedes tener buen rollo y te hace una pequeña criba inicial. Estas cosas son un poco de confiar en la persona a la que le pides ayuda, que te servirán para evitar los clásicos “¿Que te gusta María? Pero si María pasa de chicos” o “¿Paloma? Paloma lleva con su novio desde el cretácico superior”. Si finalmente te hacen de Celestina, piensa en esta oportunidad como un “ya veremos si surge algo” en lugar de “ME LO VOY A CURRAR MUCHÍSIMO PARA QUE SALGA BIEN”. De este modo, evitarás la presión de tener que llegar a tener una relación con la otra persona, así como te librarás expectativas que puedan irse al traste y joderte vivo. A veces, nos obcecamos en conseguir iniciar una relación con una persona que no tiene por qué querer nada con nosotros, aunque nosotros lo demos todo, porque estamos muy centrados en nosotros mismos. Intenta mirar con perspectiva, no te ofusques, no fuerces la situación, no presiones. De esta forma, te asegurarás de no caer en aquello que más temes: La Plastez.

También puedes probar alguna app de ligue, rollo Tinder o OkCupid. Aunque se supone que son sitios donde se va a machete, en realidad puedes ejercer de tipo tranquilo, que has dicho que es lo tuyo, y empezar a conocer a gente por ahí. Lo bueno de esto es que te abrirás a nuevos círculos más allá del tuyo; lo malo es que puedes no comerte un colín y ni siquiera tiene por qué ser culpa tuya (piensa en la cantidad de gente que usa esto y el porcentaje de babosos, payasos y pesados que hay, de entre los cuales tú solo eres, a priori, uno más). Una forma de capear esta situación es evitar la expectativa, como hemos dicho antes (¡me meto a una app de ligue, voy a mojar seguro!), y aceptar lo que vaya pasando. A lo mejor sacas una bonita amistad, a lo mejor sacas una noche de cerveas, a lo mejor no sacas nada, pero sabiendo que molestar a tías en garitos no es lo tuyo y jamás lo será, si consigues relacionarte con las mujeres empleando empatía en lugar de considerarlas La Otredad, es probable que tengas relaciones (del tipo que sean, no estoy pensando en sexuales o afectivas simplemente) mucho mejores. Y, además, sin ser un pesado.

Si todavía quieres más, puedes seguir la cuenta de Twitter de Antiseductor, puedes darle a “me gusta” en la página de Facebook de Antiseductor o dejar preguntas en el Ask de Antiseductor.

2 thoughts on “Creo que corro peligro de pasar al bando de los pesados. ¿Qué hago? | Consultorio Antiseductor (II)

  1. A mi lo que mças me llama la atención de esos comportamientos babosos y acosadores no es el tema ético (Por desgracia la ética se la pasa la gente por los huevos en cuanto puede sacar beneficio) es el tema de la propia dignidad.

    En serio, ¿donde cojones queda la propia autodignidad cuando tienes que fingir interés, perder el tiempo y aburrirte para intentar “camelar” a ese par de tetas y cara bonitas (No lo digo despectivamente a la chica, que será más que eso, pero en ese momento, hablando de una desconocida, su físico es lo único que conoce el baboso ) con el cual ves que hay 0 feeling y poco interés por su parte y todo sólo por intentar meterla en caliente ?

    1. ¡Hola Señor_oso!

      Me parece muy interesante lo que dices sobre la propia visión de uno mismo. Me parece que sí tiene que ver, ¿no? pero por otro lado lo que me gustaría que pienses con este tema es que PEOR que ser unos desgraciaos sin dignidad es… cómo le afecta lo que hacemos a otras personas. ¿No? O sea, es verdad que podemos pensar en nosotros, pero me parece que en este tema es más importante pensar en a quién afectan nuestras acciones.

      ¡Gracias por comentar!

Deja un comentario